Fáciles de agarrar incluso para las manos más pequeñas; rueda lo justo para estimular al bebé ir a por ella gateando. Además se puede utilizar de mordedor sus “alas”.